9 dic. 2011

Día 2º: POSETS por la cresta ESPADAS-POSETS: desde el Ref. Ángel Orús.


- 30 Tresmiles en 10 días -
Fecha: 3-8-2011

Refugio Ángel Orús (2.100m)
Lago de Llardaneta (2.670m) 1h20´
1.       Diente Royo  (3.010m) 2h00´
2.       Pavots (3.121m) 2h15´
3.       Tuca Forau de la Neu  (3.080m) 2h50´
4.       Espadas (3.332m)
5.       Tuca de Llardaneta (3.311m)
6.       Tuqueta Roya (3.273m)
7.       Posets (3.375m) 4h45´
8.       Diente de Llardana (3.085m) 7h40´.
Refugio Ángel Orús (2.100m) 10h30´

Desnivel acumulado: 1.700m.
Tiempo total neto: 8h10´.
al Posets por la cresta del Espadas 4h45´
al Diente de Llardana + 40´.
al Refugio Angel Orús + 2h30´.
Horario total con paradas: 10h30´. (2 horas en la cima del Posets y paradas en la bajada)
Distancia10 km.

La incierta previsión del tiempo me incomoda, no veo ni una estrella  y esta no es ruta para que te pille lluvia.
Con la frontal alumbrando mi camino, llego en 25 minutos a esta señal cruce de caminos.

Mi sendero de momento, el GR11 al collado de Eriste. Minutos después va amaneciendo y no veo bien ni con frontal ni sin ella. Pierdo el camino y tiro de brújula.

Sin muchos problemas llego al Lago de Llardaneta en 1 hora y 20 minutos.

Esto es la hostia!!! estoy donde quería, ante la ruta deseada, formando parte de este espectáculo grandioso. Sólo ante el reto que me espera. El cielo amenazante me mete más prisa y ansia en el cuerpo y tiro hacia el Diente Royo.

Quiero aprovechar la visibilidad para llegar cuanto antes a la cresta, luego ya veremos. Por el camino molesto a unos sarrios que huyen de mi trazado.

Les pido perdón, aunque a veces me lo crea, se que no pertenezco a este medio. Cerca de la blanca cresta, escojo mi camino trepando a placer. Me dirijo primero a una punta al sur del Diente

para contemplar los Pitones de Llardaneta que sucumben en el collado de Eriste,

la visión del Lago de Llardaneta y los Forcaus Alto y Bajo. Qué pasada!

Y ahora, a disfrutar de la cresta y en dos minutos, del primer tresmil del día; el Diente Royo (3.010m) 2h00´

y en quince más del Pavots o Tucón Royo (3.121m) 2h15´.

Bajo al dócil collado que lleva su nombre, allí está el característico nevero que lo hace inconfundible.

Paso el collado y sigo cresta arriba, ¡qué hago, que me paso de frenada¡ tengo todo el día por delante y no llueve, así que vuelvo al collado Tucón Rollo y cojo el sendero fácil que baja diagonalmente hacia la Tuca Forau de la Neu (foto: a la dcha del nevero), se pierden unos 100 metros de altura, se cruza un ancho canal, a veces con nevero, y se sube al collado que te deja casi en la cima de la Tuca Forau de la Neu  (3.080m) 2h50´;
feita, pero que vista tiene de toda la cresta.

Prepara la máquina...: los plieges del Espadas, los collados entre las Tucas,

la sur del Posets,…

¡qué panorámicas¡


Ahora vienen, a mi parecer, los pasos más divertidos, cogiendo la aérea arista que vuelve directamente a la cresta del Espadas.

Las nubes envuelven al Posets

y pronto acecha la niebla. Dudo unos momentos si volver, pero decido seguir, no puede haber duda aún con niebla, es seguir la cresta.
Que ahora se estrecha,
que se afila,
y empieza a llover. Vuelvo a dudar, pero creo estar muy cerca de la cima del Espadas y decido seguir sin parar un instante, veo bastante poco y no sé si un hito con alguna piedra más de lo habitual es la cima del Espadas (4º tresmil), ahora bajo un poco, dudo si voy bien, deja de llover pero no veo más de 5 o 6 metros, bajo más…
Ahora ya sé donde estoy, he visto muchas fotos del mismo, ¡el paso horizontal!.

Tras él una trepadita que, con la roca húmeda, pensaba sería más difícil, pero la verdad, no me lo pareció.
Como si hubiese pasado a toda máquina por el túnel del “tren de la bruja” aparezco en el collado Jean Arlaud,

a poco más de 100 metros del Posets (7º tresmil) al que se accede por una sencilla pedrera.

Las 10h20´, una pareja en la cima que ya desciende y nadie más. Se adivina la cresta, pero no se vé más allá. No tengo prisa, he quedado aquí sobre las 12. Qué bien, tengo más de hora y media para disfrutar del Posets…
Pasan los minutos y el tiempo no sólo no empeora, si no que poco a poco va abriendo,
a ratos veo la cresta sur por donde espero aparezcan mis compañeros de un momento a otro.
Ahora veo perfectamente la cresta de Espadas, más vale tarde que nunca…
Estoy impaciente, deseoso que cumbreen. Es su primer Posets, y para Paco su primer tresmil. (Si llega, esta noche paga el vino).
11h11´me parece ver a Luis.

 11h41´, sí, ya está aquí con Susana, ¡qué alegría¡

Al poco, Eugenio con Paco. ¡Ya estamos todos!, 

y Paco con ganas de jota
y todos,
y charlamos y entablamos conversación con Laura, que a la postre se convertirá en compañera de más de una salida de domingo por Guadarrama.
¿Comemos algo?.
Vale.
¡Coño!, ¿y el picnic?. Me lo he dejado en el Refugio.
Así que los que no íbamos de picnic, nos reimos tela de ellos y luego compartimos el papeo.
Y todo esto está muy bien, pero alguno empieza a necesitar tierra firme, que ya está bien de alturas... Pues iniciamos el descenso.

Yo me hago el remolón, me encanta esta cima y sus vistas, ahora se deja ver el Gourgs Blancs y quedo con él para pasado mañana si el tiempo lo permite. Nos vemos guapo!
Y pa bajo,

- ¿Ese es el Diente de Llardana? ¿y tu quieres subir ahí?
- Vete bajando que ya veremos…

Mientras Eugenio contempla el majestuoso paisaje,

y yo me adelanto, dejo la mochila al pie del pico y empiezo…
La subidita por la zona herbosa muy expuesta,
la arista cimera de ensueño,

y las vistas, estas:


Bajo con mucha, pero que mucha precaución. Mis queridos compis me esperan a pie de pico,
para bajar juntos por la canal Fonda, con crampones.

Otros lo hicieron sin, y uno se pego un gran susto cuando resbaló nevero abajo, cogía velocidad y no podía parar. “Claro, es nieve, es lo que tiene la nieve, resbala”.
A dos metros de las rocas le paró un compañero, pero tardo un rato en recuperar el color de su piel más pálida que la nieve por la que resbaló.
El resto de la bajada, un paseo por buen camino y praderas, con el Escorvets al fondo.

En las que mientras unas rumiaban,
nosotros retozábamos,
fotografiamos,

y disfrutamos de este día,
con el objetivo ya cumplido, que nos engordó tanto tanto de satisfacción que el puente…
¡coño, el puente¡

Y así hasta el refugio Ángel (bordes) Orús.
Ducha caliente, colada, tenderete improvisado
y Paco pago el vino.
Enhorabuena compañeros, sois geniales.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada